25 años del atentado a la AMIA: Macri no fue al acto central pero homenajeó a las víctimas en Casa Rosada


En medio del avance del Gobierno por crear un registro de terrorismo para avanzar sobre Hezbollah y los intereses geopolíticos de Estados Unidos en la región islámica; Mauricio Macri no estará en el acto oficial pero presentará en el Museo de Casa Rosada un libro con reflexiones de líderes políticos y personalidades mundiales sobre el ataque.



El Gobierno nacional rindió homenaje a las víctimas del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) al cumplirse 25 años del atentado. Esta semana Cambiemos endureció la condena a Irán y al grupo Hezbollah, que fue señalado por la Justicia como responsable del ataque que dejó un saldo de 85 muertos y centenares de heridos.

De todos modos Mauricio Macri no asistió al acto central que se realizó esta mañana en la calle Pasteur. Allí estuvieron la vicepresidenta Gabriela Michetti, los ministros Germán Garavano, Alejandro Finocchiaro y Patricia Bullrich, y los secretarios Sergio Bergman y Claudio Avruj, entre otros funcionarios, además de legisladores.

Pasada la hora 18hs en el Museo Casa Rosada, Macri encabezó la presentación del libro Justicia perseguirás, que reúne reflexiones de líderes políticos y personalidades mundiales sobre el ataque, editado por el Congreso Judío Latinoamericano. Allí estuvieron también sus ministros, las autoridades de la AMIA y la DAIA e invitados especiales.

Como hecho político del 25 aniversario el Gobierno dispuso la creación de un registro de terroristas donde incluirán a la organización Hezbollah la cual fue mencionada por el expresidente Menem en uno de los juicios argumentando que el fallecido canciller Di Tella habría escuchado en una reunión internacional la supuesta responsabilidad de la organización.

En la misma línea también se produjo un dictamen favorable en comisión en la Cámara de Diputados de la Nación para el proyecto que establece el «juicio en ausencia», el cual, de ser convertido en ley, permitirá juzgar a los jerarcas iraníes acusados por el episodio.