En el día de Reyes se entregaron regalos en los hospitales Marcial Quiroga y Guillermo Rawson


Personal del Ministerio de Desarrollo Humano y Promoción Social, tuvieron una mañana mágica, junto a funcionarios de distintas áreas de los hospitales Dr. Guillermo Rawson y Dr. Marcial Quiroga, y llevaron abrazos, ilusión y regalitos a los distintos servicios de pediatría.



Hospital Rawson

Los Reyes realizaron una recorrida junto al secretario de Promoción Social, Lucio González; intendente de la Capital; Emilio Baistrocchi; el director de Niñez, Adolescencia y Familia, Carlos Olivera; la directora de Mutualidades, Paula Caballero; el secretario de Gobierno de Capital, Horacio Lucero; la secretaria de Turismo de Capital, Sandra Barceló; el director médico del Hospital Guillermo Rawson, Daniel Crosara, junto al Jefe de Servicio de Pediatría, Dr. Miguel Herrero.

Melchor, Gaspar y Baltazar visitaron a los 75 niños que se entrababan en el nosocomio, quienes con mucha alegría recibieron la vista. También hubo regalos para quienes estaban en la guardia y salas de espera.

Facundo, quien se encuentra internado, se acercó a entregarles su carta en persona. Su mamá, Gisella, les comentó a los funcionarios que está internado por un absceso, producto de una complicación el diagnóstico es celulitis facial.

Además, les comentó que “estaba muy feliz” ya que desde temprano preparó la carta y estaba medio triste por la demora, pero apenas vio los reyes se puso contento y los buscó por todo el hospital, “desde ayer los estaba esperando” finalizó su mama visiblemente emocionada por la visita.

Hospital Marcial Quiroga

Más tarde, ya en el Hospital Marcial Quiroga, participaron de la entrega de juguetes, el secretario de Promoción Social, Lucio González; secretaria de Planificación de Salud Pública, Dra. Alina Almazán; la directora de Mutualidades; Paula Caballero; el director de Niñez, Adolescencia y Familia, Dr. Carlos Olivera, y el director Médico del Marcial Quiroga, Dr. Sergio Albarracín.

Tradición llena de magia

La tradición surge en el Evangelio de San Mateo que cuenta que los magos vinieron de Oriente guiándose por una estrella que los condujo hasta Belén. Cuando llegaron, los Reyes volvieron a ver la estrella, hallaron a Jesús recién nacido y lo adoraron.

En esa oportunidad le ofrecieron oro (por su naturaleza real, como regalo conferido a los reyes), incienso (por su naturaleza divina, empleado en el culto) y mirra (un compuesto embalsamador para los muertos, representando el sufrimiento y muerte futura de Jesús).

La tradición de convertir la noche de Reyes en una fiesta para la infancia es mucho más contemporánea y en algunos países es verdaderamente un festejo para los más chicos.