Por la pandemia analizan agregar una semana más de vacaciones de invierno


El Ministro de Educación de la Nación reveló que estudian la posibilidad de agregar otros 7 días al receso de invierno para evitar la circulación de personas.



La realidad epidemiológica que atraviesa el país es delicada. La cantidad de contagios y muertes diarias reportadas a causa del COVID-19 no baja y las autoridades sanitarias ven con preocupación la llegada del invierno, por lo que el Ministerio de Educación de la Nación adelantó que las provincias podrán adelantar o no el receso invernal de acuerdo a la realidad de cada distrito.

En ese marco, el titular de esa cartera, Nicolás Trotta, confirmó que no solo podrán cambiar las fechas de las próximas vacaciones de invierno en el calendario escolar sino que además también se evalúa la posibilidad de sumar una semana a las dos que ya se encuentran estipuladas de antemano.

El receso está previsto para la segunda y tercera semana de julio, dependiendo de la región, pero ahora podría sumar otros 7 días. “Hay provincias que no están en alarma y pueden sostener la presencialidad pero en aquellos lugares donde la situación es de mayor gravedad se está analizando la posibilidad de adelantar el receso invernal, inclusive poder llegar a sumarle una semana”, contó Trotta en diálogo con Radio 10

“Se analiza que sumando una semana más ya se estaría cerca de agosto y en esos meses, como septiembre, octubre, noviembre y diciembre se podría tener más presencialidad”, agregó el funcionario. No obstante pidió que, si esto finalmente sucede, no se hipoteque ese aporte “vía recreativa”, en relación a la posibilidad de que los chicos se junten a jugar en plazas o en casas particulares.

La suspensión o no de las clases presenciales en medio de la crisis sanitaria que atraviesa el país sigue generando polémica. Las autoridades nacionales pretenden que las escuelas permanezcan cerradas y la enseñanza sea virtual en las áreas con mayor riesgo epidemiológico y batallan con la Ciudad de Buenos Aires que decidió desobedecer el último Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) firmado por el presidente Alberto Fernández que dispone los parámetros que definen dónde puede haber presencialidad y dónde no.