El Papa Francisco pidió a la Virgen Desatanudos por el fin de la pandemia


El Papa Francisco presidió este lunes desde El Vaticano el rezo del Santo Rosario, con el que puso fin al maratón de oración que se realizó durante todo el mes de mayo en los principales santuarios del mundo.


Para esta oración, el Papa Francisco eligió la advocación de la Virgen Desatadora de Nudos, una de sus predilectas. Para ello, fue utilizada una copia de la imagen que se encuentra en la iglesia de San Pedro am Perlach, en Augsburgo, Alemania.

Cuando era cardenal en Buenos Aires, el Santo Padre llevó la advocación a Argentina, donde ha surgido una gran devoción, sobre todo en la iglesia de San José del Talar, donde miles de personas acuden a venerarla.

En los jardines vaticanos, la imagen fue llevada en procesión y colocada junto a una fuente, donde ya esperaban decenas de personas.