Alberto Fernandez anunció medidas de asistencia y pidió la colaboración de empresas alimenticias


El jefe de Estado pidió ponerle fin “a la puja sectorial” por ver “quién se lleva la mayor tajada” cada vez que la economía crece.



El presidente Alberto Fernández anunció hoy una serie de medidas de asistencia económica y social, como la ampliación de la Tarjeta Alimentar y un nuevo acuerdo de precios de carnes, y exhortó a los empresarios del sector alimenticio a “colaborar” con el “40% de los argentinos que la
está pasando mal”.

“Cuando miro los balances de las empresas alimenticias, cómo perdieron en 2019 y como ganaron en 2020, no saben lo que celebro que hayan ganado. Pero lo que les pido es que entiendan que están en una sociedad que la está pasando mal, donde el 40% de los argentinos la está pasando mal y que tiene que colaborar con ese 40%”, resaltó Fernández.

Al encabezar una reunión de la Mesa contra el Hambre, el jefe de Estado destacó: “El esfuerzo tenemos que hacerlo todos, no algunos. Los que menos esfuerzo deben hacer son los que menos tienen, que son los que tienen que ir a comprar sus alimentos y ven que los precios no paran de subir. A esos no les vamos a pedir más esfuerzo”.

En ese marco, Fernández precisó que también el monto de la tarjeta será de 6.000 pesos para madres con un hijo; 9.000 pesos para dos hijos; y 12.000 para tres o más hijos y que la inversión mensual será de 30 mil millones de pesos en esa medida.

“La inversión que hemos hecho desde febrero de este año fue de 123 mil millones de pesos, un 0,33% del PBI. Marco este dato porque por ahí leo muchas veces que somos un gobierno mezquino y por ahí ahora se dan cuenta de que nuestra vocación es absoluta”, puntualizó.

Durante su exposición, el Presidente describió que “hay una economía que crece, y cada vez que nuestra economía crece empieza la disputa de ver quién se lleva la mayor tajada en ese crecimiento”.

“La puja sectorial de algún modo tiene que encontrar un límite, y tiene que encontrar un punto donde solidariamente digamos basta, pensemos en nuestra gente. Terminan pasando la aspiradora los poderosos, se terminan llevando el dinero. No hay dinero que alcance para poner en el bolsillo de nuestra gente si cada vez que ponemos dinero los precios siguen subiendo”, enfatizó.

Al respecto, el Presidente subrayó: “Quiero ponerle fin a la puja distributiva, que cada uno se lleve lo que corresponde, sabiendo que hay un 40% que sufre. Tomemos conciencia de lo que pasa en Argentina, del esfuerzo que estamos haciendo”.

Además, Fernández lanzó críticas a los empresarios: “Yo celebro que los precios de los commodities crezcan, que la carne sea tan valorada, pero lo que no celebro es que los argentinos paguemos los alimentos lo que pagan los que requieren nuestros alimentos”.

Tras indicar que el Ejecutivo nacional puede “analizar sacarle el IVA a los alimentos”, como sucede en parte de los que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), cuestionó: “¿Qué aportan los empresarios en todo esto? ¿Cuál es el aporte que hacen?”

“Los sectores más pudientes de la Argentina, ¿Cuál es el aporte que hacen para resolver el problema de los precios? ¿Tenemos que cobrar menos impuestos en un Estado degrado degradado que es lo que nos han dejado?”, continuó.

En esa línea, el Presidente afirmó que el Estado nunca bajó “los brazos contra el hambre”, y enfatizó: “Nada me preocupa más que el hambre de los argentinos. Y más me preocupa cuando veo que los chicos y las chicas menores de 14 años, seis de cada diez de ellos, están bajo la línea de pobreza”.

Por último, destacó que el Estado va a “hacer un nuevo esfuerzo” para asistir a los sectores más vulnerables, y agregó: “Tenemos que ver la manera de poder financiarlo. En parte, lo hemos logrado con el aporte solidario que tan maltratado fue en los medios, pero que el 80% de los afectados pagaron”.

“A los que han pagado quiero decirles gracias, la sociedad argentina debe reconocer ese esfuerzo”, señaló Fernández, y sentenció: “Los acreedores deberán esperar hasta que los argentinos tengan una sociedad que los contenga. Vamos a seguir ayudando, tendiendo la mano solidaria, para rescatar de la pobreza a los que han caído”.

Por su parte, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que es “fundamental poder fortalecer la política social, la protección social, la inversión en inclusión”, por lo que “se vuelve cada vez más esencial afinar el uso de los recursos del Estado y contar con más recursos para poder llevar adelante políticas de protección social más robustas”.

A su turno, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, destacó que en la Argentina se ha “logrado una cobertura importante en términos de asistencia alimentaria: hay 10 millones de personas que reciben esa asistencia”, y remarcó que existen “problemas de calidad nutricional, problemas en el consumo de leche, carne, frutas y verduras”.

En el acto también expusieron integrantes del Consejo: Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; Carmelo Gallardo, representante de FAO en la Argentina; monseñor Carlos Tissera, presidente de Cáritas; Osvaldo Carnival, representante de ACIERA (Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina), y Esteban “Gringo” Castro, secretario General de la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular).

Además, se conectaron por videoconferencia Mario Ravettino, presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC); Juan Nicolás Fera, director de Marolio; la ministra de Seguridad, Sabina Frederic; la diputada Carmen Polledo; el diputado Pablo Yedlin; el pastor Bernardo Affranchino, de la iglesia Cristo para Todos; Sonia Alesso, secretaria General de CTERA; Antonio Aracre, director General de Syngenta; Roberto Baradel, secretario General de la CTA provincia de Buenos Aires; Daniel Funes de Rioja, presidente de COPAL; Vanesa Defranceschi,
del Grupo Clarín; y Gustavo Idígoras, presidenta de la Cámara Industrial Aceitera, entre otros.

El Consejo Federal Argentina contra el Hambre está integrado por representantes de universidades, sindicatos, empresas, iglesias y organizaciones sociales, y tiene como objetivo buscar respuestas para mejorar la calidad nutricional e impulsar la producción de alimentos, para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria de toda la población con especial atención en los sectores de mayor vulnerabilidad económica y social.