El Congreso de los Estados Unidos aprobó someter a Trump a un segundo juicio político


Donald Trump se ha convertido en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en enfrentar dos juicios políticos en un mismo mandato.



En un voto histórico, aunque esperado, la Cámara de Representantes aprobó este miércoles un cargo de “incitación a la insurrección” contra Donald Trump, tras su papel en la toma forzosa del Capitolio hace una semana, que dejó cinco muertos y daños materiales a la propiedad federal.

A diferencia del primer juicio contra Trump —que culminó en febrero de 2020—, en el que ningún republicano de la Cámara Baja votó para condenarlo, este miércoles 10 republicanos sí apoyaron el proceso, entre ellos algunos legisladores prominentes de ese partido. En total, 232 de los 435 legisladores de ese órgano votaron a favor, mientras 197 lo hicieron en contra.

La Cámara Baja enviará de inmediato el cargo aprobado este miércoles al Senado —de mayoría republicana— para que comiencen el juicio en el que determinarán si condenar a Trump y, potencialmente, prohibirle que vuelva a postularse para cualquier cargo en el Gobierno.

Sin embargo, no está claro cuándo ocurrirá ese juicio. El Senado no regresará a sus actividades hasta el próximo 19 de enero, un día antes de que Joe Biden tome posesión del cargo y Trump deje a Casa Blanca. Por esta razón, el resultado del proceso sería mayormente simbólico.

Los republicanos que votaron para enjuiciar a Trump fueron: la representante por Wyoming Liz Cheney (la republicana de mayor rango en votar «sí». A ella se unieron John Katko, por Nueva York; Adam Kinzinger, por Illinois; Fred Upton, por Michigan; Peter Meijer, por Michigan; Anthony González, por Ohio; Tom Rice, por Carolina del Sur; David Valadao, por California y Jaime Herrera Beutler y Dan Newhouse, por Washington.

La histórica votación ocurrió en medio de una alerta máxima en todo el país por las amenazas de más ataques y violencia en Washington D.C. y en los capitolios de los 50 estados por parte de grupos extremistas a favor del presidente. Los legisladores están en un Capitolio cercado con vallas y reforzado con agentes armados de la Guardia Nacional.