Tristeza y conmoción por la muerte de Diego Armando Maradona


El astro del fútbol mundial sufrió un paro cardíaco pasado el mediodía en la casa de Tigre en la que se estaba alojando. La noticia sacudió al mundo entero.



El astro futbolístico Diego Armando Maradona, ídolo máximo de la Selección argentina y campeón del mundo 1986, falleció hoy a los 60 años luego de sufrir un paro cardíaco en su casa del barrio San Andrés, cercano a Nordelta, en el norte del conurbano bonaerense, lo que provocó una conmoción y tristeza mundial.

Maradona estaba con su sobrino Jony y algunos allegados cuando se descompensó antes del mediodía en su casa, lo que provocó que al menos diez ambulancias llegaran al lugar para tratar de reanimarlo, lo que finalmente no se logró.

La familia fue convocada de urgencia, lo que hizo presagiar la peor noticia, y el grave cuadro de una deteriorada salud que varias veces rozó la muerte, no le permitió gambetear esta nueva complicación.

Maradona había sido operado hace tres semanas de un hematoma subdural en la cabeza, en medio de su tratamiento por el cuadro de abstinencia que le detectaron luego de la intervención quirúrgica, vinculado al consumo de alcohol.

En la casa donde encontró la muerte, cerca de las 13:00, ya estaba presente Giannina Maradona, una de sus hijas, mientras que con el correr de las horas llegaron sus ex esposas Claudia Villafañe y Verónica Ojeda, además de sus hermanas, profundamente desconsoladas.

Mientras tanto, las redes sociales colapsaron de mensajes de despedida, recuerdo de sus proezas, momentos de alegría y tristeza, a todo nivel y desde todas partes del mundo.

El Gobierno decretó de inmediato tres días de duelo nacional en homenaje a la memora del ídolo y la Conmebol resolvió postergar por una semana el partido que Boca iba a disputar este miércoles por la noche con Internacional de Porto Alegre en Brasil, por los octavos de final de la Copa Libertadores.

La familia, en conjunto con el Gobierno nacional, determinaron se desarrollará a partir de este jueves, a cajón cerrado en la Casa Rosada, y se extenderá al menos hasta el viernes, ya que se aguarda una asistencia masiva.