Equipos de Salud de Rivadavia, Zonda y Ullum trabajan en la detección de personas sintomáticas


En Rivadavia, se ha organizado una base de hisopados y testeos para detectar personas sintomáticas, dando respuesta a las necesidades de la población.



El jefe de la Zona Sanitaria IV, Dr. Walte Antuña, explicó la metodología de trabajo: «En esta base estamos hisopando y realizando test de antígenos a todas las personas sintomáticas que vienen derivadas del 107, de la mesa operativa de los casos leves o con indicación médica, además de los derivados por los centros de atención primaria de la salud. Además se realizan algunos test rápidos para aquellas personas que lo requieren para la parte laboral».

«La base está organizada y distribuida bajo los protocolos de seguridad establecidos por el personal de Higiene y Seguridad, el equipo de Control de Infecciones, para que la gente no se mezcle y se pueda mantener el distanciamiento entre las personas que asistan. En esta base existe un encargado por cada una de las etapas; en una primera parte se han capacitado a través de profesionales como kinesiólogos, bioquímicos, enfermeras, médicos, y ahora vamos incorporando otros profesionales, para que se vayan preparando. Además se capacitó a todos los equipos en la colocación y retiros de EPP que son supervisados por otra persona para que no se comentan errores y evitar el contagio. “Es un procedimiento que dura de dos o tres minutos nada más, entre que se anotan y se realiza el procedimiento de hisopado. En estos momentos se están implementando los hisopados de antígenos, que es lo que nos ha pedido la ministra Dra. Alejandra Venerando para no demorar los resultados”, explicó el Dr. Walter Antuña.

El funcionario destacó además «el compromiso de los equipos de Salud que se proponer voluntariamente para trabajar, y que están trabajando de manera comprometida, además de la predisposición de la población, que se acerca sin problemas».

Por su parte, la Lic. en Kinesiología Laura Gauna, manifestó: «Acá hacemos test rápidos e hisopados para PCR y de antígenos. Estamos de 8 a 12 horas. La gente de la municipalidad nos asiste para cortar la calle y organizar la fila. Cuando llegamos salgo y le explico a la gente cuál es el criterio para cada cosa, test rápido e hisopado, para que tampoco esté quién no debe perdiendo tiempo y le vamos indicando el proceso».

«Una vez adentro tenemos dos sectores, la gente que se va a hacer el test rápido, que actualmente son 4 mesas con 2 testeadores por mesa, cada testeador toma los datos de la persona y realiza el testeo rápido que es el pinchazo en el dedo. Si a la persona le da positivo pasa al sector de los hisopados. Si la persona da negativo le entregamos un comprobante donde figura que en el día de la fecha se hizo el test rápido y que no es reactivo para ninguna de las IGG. Por lo general es personal de Enfermería el que testea».

«Tenemos psicólogos que están conteniendo la emoción, el susto, un psicólogo en la zona de los test y uno en la zona de los hisopados. Varios administrativos que son 7, 8 enfermeros y en la zona de los hisopados que ingresan por una cola diferente con el criterio de contacto estrecho de positivo confirmado, persona sintomática derivada por el 107 o por los operadores de la mesa operativa, o vienen porque presentan síntomas derivados por un médico. En este momento estamos tratando de organizar que haya un médico presente para que verifique los síntomas», agregó Gauna.

Asimismo, señaló que «las hisopadoras son cuatro y una que coordina todo lo que está sucediendo, en este caso por guardia hay un encargado para comunicación y coordinación del operativo. Tenemos un chofer designado con una movilidad para la base, porque a veces tenemos que hacer domicilio si alguien no puede trasladarse o cuando necesitamos insumos y la entrega de muestras. Estamos haciendo un promedio de 120 a 200 hisopados por día».

Todas las personas que son hisopadas se van a aislamiento. Si es contacto estrecho debe permanecer 14 días.

«Hay un administrativo por cada hisopador y actualmente estamos haciendo el antígeno. Tiene un criterio específico. Hacemos un triage y ahí evaluamos realizar este tipo de testeo. Cuando da positivo llenamos una planilla, tomamos los datos de la persona, se va aislada. Le damos una hora hasta llegar a su domicilio. Le llaman inmediatamente para establecer los contactos estrechos. De esa manera hacemos la red epidemiológica. También se informa a todo el personal de seguimiento, médicos, psicólogos que le llaman a cada persona positiva para ver cómo está, si presenta síntomas y de paso controlar el aislamiento».

«Todos los equipos se van rotando. Tratamos de hacer siete por siete pero cuando nos necesitan venimos. Mientras tanto seguimos capacitando para que todos tengan el mismo protocolo de acción», cerró.