Sin abrazos, besos y de un familiar por vez: así serán las nuevas visitas a los presos


Manteniendo el status sanitario en la provincia, la vuelta de las visitas está cerca, se va a definir en los próximos días.


Cuando la pandemia empezó a ser tema de Estado en la Argentina, uno de los lugares donde se pusieron los ojos fue en las cárceles, sitios donde el hacinamiento y la falta de higiene puede generar un reguero de pólvora de contagios. Por ende se les prohibieron las visitas. En San Juan como en otras unidades penitenciarias del país, generó revuelo, nerviosismo y hasta enfrentamientos porque la cuarentena.

«No tuvimos ningún caso sospechoso en el Penal y a las personas de grupos de riesgo se las aisló en un sector específico para protegerlas», contó en diario de cuyo el director del Servicio Penitenciario Provincial, Javier Figuerola. En este tiempo de aislamiento estricto, los familiares sólo contaron con la posibilidad de llevar elementos a los reos pero tenían un día y una hora para hacerlo, sin tener ningún contacto visual.

Los puntos principales del protocolo:

-Al ingreso se le tomará la temperatura al familiar.

-Deberá llenar una declaración jurada donde deberá quedar asentado que no tuvo síntomas en el último tiempo compatibles con Covid-19.

-Se mantendrá la requisa al ingreso, con todas las medidas de higiene que el caso lo requiera.

-El encuentro será en un box, con un acrílico de por medio entre el reo y el familiar. Es para garantizar el distanciamiento.

-Sólo podrá entrar un familiar directo o, en el caso que no lo tenga, un vínculo estrecho.

-No podrán visitar a los internos personas de grupos de riesgo, ni menores de 18 o mayores de 60.

-Interno y familiar deberán tener un tapaboca. El SPP se lo entrega al preso.

-No se podrán dar abrazos, apretones de manos o besos.

-Seguirán suspendidas las visitas íntimas.