Encontraron ADN de Fernando Báez Sosa en la camisa de uno de los rugbiers


Los deportistas están detenidos desde enero y una prueba sobre la ropa que vistieron esa noche los deja mal parados.


Dos de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa, quedaron más complicados, luego de hallarse su ADN de la víctima en la camisa de uno de ellos y sangre del restante en una uña del joven asesinado. La fiscal de la causa, Verónica Zamboni, recibió los resultados de una serie de estudios que determina que había sangre de Báez Sosa en una camisa de Matías Benicelli.

En tanto, un hisopado a la uña de un dedo meñique de la víctima reveló sangre de Blas Cinalli, otro de los implicados, algo que ya había trascendido el mes pasado pero no de manera oficial. Ahora, la fiscal Zamboni aguarda el resultado de la pericia de scopometría a la zapatilla atribuida a Máximo Thomsen, encontrada por la Policía Bonaerense en la mañana posterior al crimen.

La pericia scopométrica comparará el dibujo de las suelas con la huella encontrada en el rostro de Báez Sosa. Thomsen, Benicelli, Cinalli, Ciro Pertosi, Luciano Pertossi, Lucas Pertossi, Enzo Comelli y Ayrton Viollaz continúan detenidos en la alcaidía de Melchor Romero, en La Plata, imputados como coautores del delito de «homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas», cometido frente al boliche Le Brique de Villa Gesell.

En tanto, Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi se encuentran imputados en calidad de «partícipes necesarios», pero fueron excarcelados meses atrás. Asimismo, se encuentran pendientes los peritajes psicológicos y psiquiátricos solicitados por el juez de la causa, David Mancinelli, para los ocho rugbiers que están detenidos, aunque recién se llevarían a cabo cuando se decrete el final de la cuarentena, o al menos disminuya el riesgo de la situación epidemiológica.

Fuente: 2 de Junio 2020 (eldestape)