La provincia activó nuevamente la cláusula gatillo para estatales


El Gobierno provincial activó nuevamente la cláusula gatillo, por lo que los empleados estatales verán reflejado en sus salarios un incremento acumulativo del 37,7% en lo que va de 2019, percibiendo el sueldo de octubre con un aumento del 5,9% con respecto a septiembre.



Cabe destacar que San Juan es una de las pocas provincias que firmó y mantiene la implementación de la cláusula gatillo. Este mecanismo, acordado con los distintos sindicatos que representan a los empleados de la administración pública local, fue diseñado para que el bolsillo de los trabajadores no pierda poder adquisitivo en el marco del proceso inflacionario que atraviesa el país, y contempla subas salariales para los estatales si la inflación supera el 27 por ciento acordado, tal como terminó ocurriendo.

Días atrás, el gobernador Sergio Uñac señaló que la activación de la cláusula gatillo “implica dar un aumento a la par de la inflación que marca el Indec. El año pasado fue del 48% la inflación y dimos un 48% de aumento. Este año la cláusula gatillo sigue vigente y estamos muy atentos en el devenir de los meses al crecimiento de la inflación y con la totalidad de los gremios hemos acordados continuar con la cláusula gatillo. Es un esfuerzo importante, sí, pero nosotros creemos en el círculo virtuoso de que los trabajadores tengan plata en su bolsillo para que los trabajadores puedan atender sus necesidades y para mantener el consumo en la provincia de San Juan.

Por su parte, el ministro de Hacienda y Finanzas, Roberto Gattoni, aseveró que “el Gobierno de la Provincia, en cumplimiento de los acuerdos salariales y la palabra empeñada, por supuesto que va a aplicar la cláusula gatillo comprometida en su oportunidad y los trabajadores del sector público van a cobrar sus haberes de octubre con un aumento con respecto al mes anterior del 5,9% y un acumulado en lo que va de marzo hasta la actualidad del 37,7%”.

El titular de la cartera económica destacó que el mecanismo permite “preservar el poder adquisitivo de los trabajadores, cuidando no solamente su salario si no también contribuyendo de esta manera a mantener niveles de consumo, a mantener la actividad comercial para que San Juan siga siendo una provincia donde la actividad económica se mantiene pese a los avatares de la crisis”.