Murió Aretha Franklin, la reina del soul


Aretha Franklin una de las voces más importante de la historia de la música, falleció este jueves a los 76 años. La familia de la cantante, que padecía de cáncer de páncreas, la había reportado «gravemente enferma» a principios de esta semana.



«Ella estuvo enferma por un largo tiempo. No quería que la gente sepa y ella no lo hizo público», contó un amigo de la cantante a la revista estadounidense People.

La noticia de su deceso fue confirmada por la publicista de la cantante, Gwendolyn Quinn. «En uno de los momentos mas sombríos de nuestras vidas, no somos capaces de hallar las palabras adecuadas para expresar la pena que destroza nuestros corazones», dijeron sus familiares en un texto transmitido por la vocera.

«Perdimos a la matriarca y a la roca de nuestra familia. El amor que tenía por sus hijos, sus nietos, sus sobrinos y primos era ilimitado», añadieron.

SU GRAN TESORO: LA PRIVACIDAD

Pocas estrellas, sea en la música o en el cine o TV, protegieron tanto su privacidad como Aretha Franklin. En entrevista con People, su biógrafo David Ritz contó que ella tuvo una niñez muy dura y que, a inicios de su carrera, los periódicos la trataron con dureza.

«Había historias de ella siendo víctima de violencia doméstica y a ella no le gustaba eso. No le gustaba la imagen de ella siendo una mujer maltratada. Amaba el blues pero no quería ser vista como una figura trágica del blues», contó.

Ritz agregó: «Ella proyectaba una imagen de tener un hogar feliz e hijos felices y todo era color de rosa y cualquier historia que dijera lo contrario la enfurecía».

«RESPECT», EL HIMNO FEMINISTA

Si bien Otis Redding el autor original del tema «Respect», fue Aretha Franklin el que lo hizo famoso, pero no solo por interpretarlo, sino por darle un nuevo enfoque.

Originalmente, la canción era acerca de un hombre que llega a casa de trabajar. Llega cansado y exige respeto de su mujer. La interpretación de Aretha Franklin invirtió el sentido del tema (le quitó el tono machista) y la catapultó a la fama que, décadas después, nunca perdió.

Entre los numerosos galardones que posee, se destacan la Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad. También fue la primera mujer del mundo en ingresar en el Rock and Roll Hall of Fame en 1987 y vendió más de 75 millones de álbumes en todo el mundo.