Estados Unidos abandona el Consejo de Derechos Humanos de la ONU


El Gobierno de Estados Unidos (EEUU) se retiró del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, así lo anunció la representante norteamericana ante la ONU, Nikki Haley, en conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado de ese país, Mike Pompeo.



Según Haley, el compromiso de EE.UU. con los derechos humanos “no nos permite seguir formando parte de una organización hipócrita que se preocupa solo por sus propios intereses y se burla de los DD.HH.”. La representante reitera además lo que Washington considera como “críticas injustas” hacia Israel.

“El enfoque desproporcionado y la hostilidad interminable contra Israel es prueba de que el Consejo está motivado por sesgos políticos, no por los derechos humanos”, afirmó Haley. Pompeo, por su parte, subraya que ese Consejo socava los intereses nacionales de la nación norteamericana.

No obstante, según informó anteriormente la agencia Reuters, la medida, que corresponde a la primera vez que uno de los 47 miembros del Consejo deja ese cuerpo voluntariamente, se habría adoptado en reacción a los cuestionamientos de ese organismo a la política migratoria del presidente de EE.UU., Donald Trump.

Este 18 de junio, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en el marco de un discurso en la 38ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, instó a las autoridades de EE.UU. a acabar con la práctica de separación forzada de niños de las familias inmigrantes que entran ilegalmente en territorio estadounidense a través de su frontera con México.

Al Hussein describió esta práctica de la administración Trump como “abuso intolerable contra los niños”, recordando que según la Asociación Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) “es sancionada por el Gobierno” y puede causar “daños irreparables para toda la vida”.

RT