Cristina votó en Río Gallegos


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner votó hoy a las 12:15 en Río Gallegos. Dijo que, cumpliendo la promesa de su compañero en la vida y en la militancia, Néstor, deja un país «absolutamente normal»; los ciudadanos votan en un marco de democracia, «sin crisis económicas y sociales ni temores»


 

Vota_Cristina_en_Rio_Gallegos_

«Siento que estamos cumpliendo una promesa, una promesa que hizo un santacruceño a los argentinos el 25 mayo de 2003, de construir un país normal, donde los ciudadanos votan en un marco de democracia, «sin crisis económicas y sociales, ni temores», sino «con crecimiento»», dijo la mandataria tras emitir a las 12:15 su voto en la mesa 567 de la Escuela Nuestra Señora de Fátima, ubicada en Esmeralda 751, de Río Gallegos.

Vestida con un conjunto de sweater y saquito blanco, acompañado con pañuelo de colores tierra, rojo y naranja y pantalón negro, la jefa de Estado recordó que antes de que el Frente para la Victoria (FpV) se constituya como fuerza política, los argentinos votaban en el marco de «renuncias anticipadas y crisis económicas y sociales muy graves».

“Hoy, luego de tres períodos consecutivos de gobierno del FpV lo hacen en un país absolutamente normal, sin miedo a que les pase nada económicamente ni a perder su trabajo, con una actividad económica y un crecimiento que es único, y con argentinos viajando por todo el mundo», consignó la jefa de Estado.

Cristina, que saludó a cada una de las autoridades de mesa, antes de entregarles su libreta celeste que la habilitó para ingresar al cuarto oscuro, recordó que antes de que Néstor Kirchner asumiera la presidencia de la Nación, “largas colas de argentinos se veían en los consulados extranjeros” para irse a vivir a otro país, y lo contrapuso con lo que sucede hoy que “con largas colas de argentinos en los consulados para pedir la visa para viajar al exterior”.

“Esto me hace sentir en un momento muy especial, porque pudimos cumplir la promesa de entregarles a los argentinos un país normal”, dijo Cristina Fernández, que adelantó que luego del 10 de diciembre que entregue el gobierno al candidato que resulte vencedor en las urnas, seguirá haciendo lo que hizo “siempre”, que fue “militar”.