Mientras la mayoría justifique el “roba pero hace”


10698652_10204524554139620_4193181702897580649_n

Las actuaciones del Poder Legislativo, del Fiscal de Estado, de la Justicia misma, no dejan de sorprender a quienes todavía soñamos con un San Juan decente, en el que todos sin excepción tienen que rendir cuentas por su actuación al frente de las diferentes entidades gubernamentales. Lo que acontece en el caso de la documentación y resolución del Departamento de Justicia de los EE UU, tras una investigación del FBI, es tan solo un pequeño ejemplo del grado de sumisión, tal vez temor o  simple complicidad, con el poder político que, supuestamente, combaten la corrupción, pero tapan todo lo que huele a podrido en otros ministerios e instituciones, al negarse a citar a ministros y directores cuestionados por posibles malos manejos o al mismo Gobernador. ¿Cómo pueden justificar el silencio existente ante tan grave denuncia contra la oficina del Gobernador?

 ¿Cómo pretenden explicar a los electores?

Que, “Dallas Airmotive Inc., un proveedor de servicios de mantenimiento de motores de aeronaves, reparación y revisión basada en Grapevine, Texas, ha admitido a violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) y acordó pagar una multa penal de 14 millones para resolver acusaciones de que sobornó funcionarios gubernamentales de América Latina con el fin de obtener contratos lucrativos del gobierno.

El Secretario de Justicia Auxiliar Leslie R. Caldwell de la División Criminal del Departamento de Justicia y el Agente Especial a Cargo Diego Rodríguez de la División de Dallas del FBI hicieron el anuncio”,  ¿Por qué tanto silencio, cuando esto involucra a todos los sanjuaninos?

Cuando buscamos una explicación coherente solo hay silencio o desinformación, nos encontramos con un fenómeno social digno de ser estudiado por la sociología política y la mercadotecnia política; me refiero a que un gran número de ciudadanos sanjuaninos, al parecer, han puesto en tercer plano asuntos como la honestidad, la transparencia, la rendición de cuentas y el manejo responsable de las finanzas públicas, pues según manifiestan: “Este es el gobierno que más obras ha hecho”. Quienes asesoran al gobierno han dado en el clavo en cuanto a lo que piensa la mayoría de esta sociedad, moralmente decadente, en donde los valores arriba mencionados pueden ser obviados, siempre y cuando se construyan obras de infraestructura, sin importar si todos pagamos tres y cuatro veces su costo real. De allí que vemos un bombardeo publicitario estatal sin precedentes para ayudar a sus candidatos en las próximas elecciones.

El respeto a la institucionalidad democrática es otro tema que a muy pocos parece importar. Hemos llegado a la triste realidad en la que el clientelismo exacerbado ha construido mayorías legislativas que el pueblo no otorgó en las urnas, pero que los trásfugas sin ningún desparpajo aceptan por intereses personales. Las obras son necesarias y felicitamos su construcción, pero les pregunto a quienes justifican los sobrecostos, o permiten maniobras poco claras ¿son justos tantos? ¿Lo que les enseñan a sus hijos en sus hogares es que no importa lo que se haga, con tal de llegar a tener bienes materiales ni a quienes se afecte en el proceso de alcanzarlos? Algunos nos quejamos de la corrupción, de los entes controladores del estado republicano que es una vergüenza y que no cumple su labor de fiscalización. Nos quejamos de la impunidad de ministros y directores que solo tienen que renunciar, y aquí no ha pasado nada. Nada de esto cambiará, mientras la mayoría justifique el “roba pero hace”, o porque este gobierno, para algunos, ha hecho más que ninguno anterior. El futuro de San Juan está en nuestras manos, el tiempo nos dirá si somos un pueblo de gente honesta y trabajadora o somos una sociedad hipócrita enferma de corrupción.

Los ciudadanos estamos hartos de la impunidad de los políticos, banqueros, empresarios y otros “intocables” que forman la “casta superior”. Una casta que goza de total impunidad: casi nunca se les procesa y si se les llega a procesar salen riéndose de todos los ciudadanos. Hay que procesar YA Y EN SERIO  a todos los de la “casta superior” sospechosos de corrupción que nos están llevado a la ruina.

Por: Jorge Reinoso Rivera

Periodista